El Cardenalito

(Carduelis cucullata,

Red Siskin)

El Cardenalito es un pequeño pajarito
nativo de Venezuela con pequeñas
poblaciones relictuales en su estado
natural en el este de Colombia, los
Estados norte-costeros de Venezuela,
Guyana y la isla de Trinidad.  

Durante el II Congreso Mundial de
Turismo y Ambiente celebrado en
Margarita en 1993, un grupo de
investigadores participaron en el
seminario de campo "La Reserva
Natural Privada" aquí en la Hacienda
Guáquira.   

Cual fue la sorpresa de un experto en
aves al detectar la presencia en su
estado natural del elusivo
Cardenalito
que está catalogado como especie en
peligro de extinción por la IUCN y el
US Fish and Wildlife Service.  

Muy preciado por coleccionistas de
aves, el Cardenalito ha sido
exitosamente reproducido en
cautiverio y su captura en estado
natural está expresamente prohibida.
Programa de investigación y conservación

La Fundación Guáquira promueve la investigación y está trabajando
activamente para poder llegar a un acuerdo con instituciones
internacionales dedicadas al estudio y conservación de especies
como el Cardenalito.  Para ello hemos ofrecido las instalaciones de
la Estación Ecológica Guáquira a las siguientes instituciones y
programas:

-The Red Siskin Project (Texas A&M University, Texas, U.S.A.)
-Red Siskin Recovery Project
-AFA Siskin Project
-Amigos del Cardenalito con base en el  Estado Lara, Venezuela.

Pronto dará resultados este acercamiento institucional.
El Cardenalito de Venezuela
(Carduelis cucullata)
Junio de 2005
Por: Amigos del Cardenalito
El Cardenalito (Carduelis cucullata), es un ave de aproximadamente 10cm, de
cuerpo rojo y cabeza, alas y cola negra, pertenece a la familia Fringilliade y
forma parte uno de  los 6 carduelidos existentes en Venezuela.

El Cardenalito es descubierto en 1810 por el ornitólogo Swainson, quien
localizó poblaciones a lo largo de toda la franja norte de Venezuela, a diferencia
de los demás carduelidos se determinó que El Cardenalito es un endémico de
Venezuela, es decir, no se localiza en ningún otro país del mundo de manera
silvestre, de allí su denominación como Cardenalito de Venezuela.

Desde el año 1835 se tienen reportes de tráfico de esta ave a Europa,   con la
finalidad de utilizar sus plumas en la confección de sombreros femeninos.

En 1902, un criador de canarios alemán, logró exitosamente cruzar a un macho
de Cardenalito con una hembra de Canario (Serenius canarius), generando así
canarios de factor rojo. Con el descubrimiento de esta capacidad genética,
nace la canaricultura de color y con ella crece la demanda de Cardenalitos.

Para los años 60, el famoso ornitólogo William H, Phelps,  se percató de la
situación del Cardenalito, al estudiar la forma en que era traficado, lo que lo
impulsó a viajar a lo largo del país y de los países europeos para investigar a
fondo;  alarmado por la alta mortalidad, crueldad con la que eran tratados y la
cantidad traficada; concluye que existe una carga económica muy pesada sobre
el espécimen lo cual seguramente lo llevaría a la extinción de no tomar
medidas inmediatas.

A comienzos de los años 70, se dirige al Congreso Nacional,  para intentar que
se declarara oficialmente al Cardenalito “Ave Nacional de Venezuela”, así
mismo decretar la conservación del mismo.  El Congreso Nacional niega tal
petición y debido a razones no muy claras, se decreta al Turpial Común (Icterus
icterus) como Ave Nacional.
Es de acotar que la distribución del Turpial Común, abarca desde California
EEUU, hasta la Argentina; lo que indica que esta ave no esta en situación de
peligro alguno, e incluso hoy en los libros de textos aparece El Cardenalito de
Venezuela, como el Ave Nacional de Venezuela y anexo El Turpial como ave
“impuesta”.

Para los años 80, el Profesor Antonio Rivero Mendoza, biólogo y docente de la
Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL), junto a Saide Cotas,
investigadora norteamericana, volvieron a tocar  el tema del Cardenalito, bajo el
respaldo de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales (SVCN) llevaron a
cabo una investigación de campo, dando como resultado la publicación de el
libro “El Cardenalito de Venezuela” (1983 por Antonio Rivero Mendoza) y
reportes científicos por La Colección Ornitológica Phelps.

En al año 1983, por decreto ministerial, se decretó la veda total del Cardenalito
debido a su grave situación de extinción, se prohibió todo tipo de caza o venta y
su exportación.
En 1988, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN),
declaro la especie como amenazada, debido al decrecimiento de las
poblaciones, el incremento del tráfico de manera ilegal y el aumento de los
costos en el mercado negro. A esto se le suma el hecho que El Cardenalito es
tipificado como endémico.

A finales de los años 80,  el Ministerio de ambiente (MARN), lo clasifica en
“peligro crítico”, e impulsa una campaña de sensibilización a la población,
Hoy existen en el estado Lara emblemas que resaltan la importancia de esta
especie, como: el “Peaje El Cardenalito” y  el “Paseo Botánico El Cardenalito”
Sin embargo, el problema persistente en la población, es la falta de
información, que se tiene del Cardenalito, al punto de confundir a El Cardenalito
(Carduelis cucullata) con el Cardenal Coriano (Cardinalis phoenicius).

Las poblaciones de Cardenalito hoy en día se calculan por debajo de los 1000
especimenes (según Rodríguez, J P. Rojas-Suárez, F), distribuidos en pocas
parejas al norte del estado Lara y sur de Falcón.

El Cardenalito sigue siendo traficado a Europa, sacados por los aeropuertos en
aviones privados y maletas doble fondo. Se han descubierto las formas más
ingeniosas en las que los traficantes logran sacar al ave del país, con destino a
las Islas Canarias y de allí al resto del mundo. Los costos en el mercado negro
de un macho de Cardenalito, pueden llegar a los miles de dólares, La
mortalidad del espécimen, desde que es cazado en el campo hasta que llega a
su destino, se calcula en un 90%, es decir, de cada cien solo llegan vivos diez, y
de allí al primer año de vida en jaula se calcula en un 80%, lo que indica que
casi todos los Cardenalitos traficados, mueren en el proceso, los pocos
restantes alcanzan valores exorbitantes.

En la actualidad El Cardenalito se encuentra en el Apéndice I del CITES
(Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de
Fauna y Flora Silvestres), de la cual Venezuela es miembro junto con otros 166
países, en el mismo se prohíbe cualquier tipo de comercialización con el
espécimen sin el permiso necesario. A pesar de las leyes y reglamentaciones
existentes en la actualidad, las poblaciones de Cardenalito siguen en
decadencia, a menos que se tomen acciones inmediatas.


Asociación Civil “Amigos Del Cardenalito”

Antonio Rivero Mendoza.- Presidente

Daniel González Zubillaga.- Coordinador General

José Manuel Pernalete.- Coordinador de Investigación

Rubén Darío Veracierto.- Coordinador de Educación

Mayra Tornay Arteta.- Coordinador de Logística

Tulio José Gutiérrez.- Coordinador de Asesoría Legal

Tomas Eduardo Olivieri.- Tesorero
Las imágenes que
ilustran esta página
han sido aportadas
por Daniel Agustín
González Zubillaga,
Coordinador General
de la Asociación Civil
Amigos del Cardenalito
En El Parque Zoológico Bararida:
Reunión de expertos para uniformar criterios y medidas
para preservar el Cardenalito de Venezuela,
Carduelis cucullata
El 19 de enero de 2005, en el Parque Zoológico y Botánico Bararida, en la ciudad de Barquisimeto, se realizó una
reunión de expertos para unificar criterios en torno a las medidas a tomar para la preservación de nuestro
cardenalito en Venezuela.

Los expertos y admiradores del cardenalito, mejor que nadie saben cuanto los necesita la especie y era hora de
tomar medidas efectivas.

La reunión contó con la participación de personal del Zoológico de Bararida, del MARNR, del Core 4, de la
Policía del Estado Lara, representantes de grupos ambientalistas, el profesor Antonio Rivero, el Sr. Francisco
Lau, el Sr Oscar Pietri y el Dr. Carlos Rivero Blanco, de la Estación Ecológica Guáquira, en La Marroquina,
Estado Yaracuy.

Los resultados de esta primera reunión se comentan en el
documento anexo.

Daniel Agustín González Zubillaga
Grupo para la conservación e investigación de la ecología del Cardenalito.
danielgonzalez@elcardenalito.com
info@elcardenalito.com
www.elcardenalito.com
0416-7553539 / 0416-3514427 / 0251-4457173
Hembra  Foto:@Petcraft.com
Aves de
Guáquira
Un estudio de 1993
realizado por Field Guides
reveló la presencia de una
gran diversidad de especies
de aves en Guáquira.  

Lista actualizada 2007