¿Nevará por siempre en estas montañas?
Carlos Ramón y Carlos Manuel en el camino
hacia Piñango, cerca de las antenas en  El
Aguila luego de una suave nevada.
Machela en Piedras Blancas luego de una
nevada.
Algunos jóvenes amigos vecinos de
Apartaderos disfrutando de la nieve en pico
El Aguila
Machela con Janet y Laura, dos de nuestras
asistentes, en el centro de visitantes,
aprovechando de pasear hasta El Aguila
para ver la nevada.
Los frailejones se cubren de nieve por largo
rato hasta que la exposición al sol la derrite
Todavía con niebla el páramo de El Aguila se
cubre de nieve con frecuencia
Las famosas nevadas del páramo en El Águila o en la Sierra Nevada de Santo
Domingo o en la Sierra Nevada de Mérida son eventos muy interesantes de
presenciar y apreciar en este país cuya mayor superficie está bajo la influecia
de un clima tropical.

En Mérida cada vez que la gente sabe o intuye una nevada, cientos de
personas toman sus vehículos y se van al páramo El Aguila. De haber habido
realmente una nevada, bajan en sus carros con pequeños hombres de nieve
esculpidos sobre los capó de los vehículos, como trofeos por haber visto la
nevada y de haber podido tocar la nieve con las manos.

El fenómeno es poco predecible. En 1994, presenciamos la ocurrencia de una
nevada cada mes de ese año. En años subsiguientes la cosa no fue tan
prolífica. Hubo años en los que las nevadas fueron muy escasas.

Escuchamos el relato de una gran nevada hace años, que se evidenció hasta
en el mismo páramo de Mucubají. En alguna parte hay fotos de los carros
cubiertos de nieve en este lugar.

Una pequeña niña, de visita en el centro una tarde, añoraba ver una nevada y
sin protesto, sus padres la llevaron a El Aguila aún sin saber de nevada
alguna, sólo por complacerla.  Media hora más tarde, la tempertura en el
centro de visitantes bajó a 3 grados sobre cero y se disparó una tremenda
nevada. Esa niña debe haber tenido algún poder mágico.

El poder mental de los niños pudiera canalizarse para ayudar a contener el
inefable calentamiento global. ¡Digo yo!
Un día nevado en el MIfés, el
Mucuñuque y el Caballo.
Janet con su proyecto de
muñequito de nieve.
Machela con su chaqueta
protectora.
Carlos Manuiel y Carlos
Ramón jugando con la nieve.
Machela entre frailejones.
El Museo
En la época de lluvias del 2008, un viajero desconocido produjo una serie de fotografías de una nevada cerca del Pico El Águila.
Las fotos me llegaron por diversos correos electrónicos, pero en ninguno se identificaba al autor.
Luego de un tiempo, hemos decidido publicarlas con el agradecimiento nuestro y el de los usuarios al fotógrafo desconocido.
El Centro
El Páramo