Las lagunas del páramo de Mucubají
La Laguna de Mucubají es una
construcción glacial de aproximadamente
diez mil años de edad.  

La porción más oriental está limitada por
una morrena terminal que selló el lecho
original de la quebrada y detuvo su flujo
de agua hacia el Río de Chama.   

El flujo de agua de la laguna fue
entonces capturado por la cuenca del río
Santo Domingo.

Este fenómeno cambió entonces el flujo
hacia el río Orinoco y el Océano
Atlántico.
El Centro de Visitantes de Mucubají es el lugar  de
partida para visitar la popular La Laguna Negra. El
paseo ida y vuelta se hace a pie (120 min.) o a
caballo (60 min.)

El lugar tiene un aire misterioso, debido al color
siempre oscuro profundo de sus aguas, debido al
reflejo de la densa vegetación verde oscura en la
superficie del agua vista desde donde los visitantes
observan la laguna.

Si el visitante se traslada a la orilla sur, donde la
quebrada la “Corcovada” alimenta la laguna, el color
oscuro del agua se convertirá en azul claro, debido a
la reflexión del cielo en su superficie, como en la
laguna de Mucubají, que está en un valle abierto.

Las diferencias principales entre ambos lagos son
debidas a que Mucubají cubre una superficie más
grande en un valle abierto y tiene poca  profundidad,
mientras que la Negra, ocupa una superficie más
pequeña, en un valle estrecho en "V" mucho más
profundo.

La Negra contiene más volúmen de agua que Mucubají.
El origen glacial de Laguna de Mucubají es evidente observando la
huella rectilínea del valle glacial, mientras se aproxima a la orilla de
la laguna. A lo largo del valle glacial recto puede verse la huella
tortuosa de la quebrada y cómo, finalmente, se acerca a la laguna
pasando por un lado de la morrena de retiro.  A la derecha de la
fotografía puede verse el borde formado por la morrena terminal.

Esta estructura bloquea el curso original cuesta abajo a través del
cual el agua de la quebrada Mucubají fluía hacia el Río de Chama y
entonces a Mérida y el Lago Maracaibo.

Claro, después de este cambio sus aguas se desviaron al Llano a
través del Río Santo Domingo y las llanuras de Orinoco y el Océano
Atlántico. Al extremo del derecho de la foto hay una discontinuidad
visible del margen elíptico de la morrena terminal. Ésta es la
muesca por donde salía el antiguo flujo de agua. A la derecha -y ya
fuera de la foto- dos pequeñas morrenas con margen discontinuo
se revelan como los rastros del lecho de la antigua quebrada.   

El techo del Centro de Visitantes, apenas puede distinguirse
cercano al borde superior izquierdo de la laguna .
La laguna negra, a unos ciento cincuenta metros por debajo de la de
Mucubají, se ve oscura por el reflejo de los bordes empinados y
densamente cubiertos de coloraditos.
Esta laguna rebalsa el agua de la quebrada La Corcovada.
Desde su orilla, la Laguna Negra es un lugar considerado mágico
por muchas personas.  Es raro el visitante que viene a Mucubají que
no haga el intento de bajar a caballo o a pie  hasta la Laguna Negra.
La tercera laguna del área es la
llamada Laguna de Los Patos,
que es de tamaño pequeño, se
encuentra montada sobre un alto
escalón sobre la Laguna Negra.

El agua de la laguna de Los
Patos pasa luego a alimentar la
laguna Negra.
La morrena final de contención
de la Laguna Negra.
Sus aguas continúan  al paso
de la Quebrada La Corcovada.
La apacible laguna Negra genera mucho interés y expectativas con
halo de misterio por la "oscuridad de sus aguas"

El misterio se resuelve al entender que el agua de una laguna
refleja la luz y el color del paisaje que tiene tras de si.

La de Mucubají refleja el cielo azul claro que tiene tras de si,
mientras que la Negra refleja el color de la vegetación verde oscura
de una ladera montañosa densamente poblada de coloraditos.
La morrena terminal de Mucubají con vista al
Sur Oeste Tome esta foto hacia mediados
de 1970, todavía no había sido plantada con
pinos y exhibe una densa cobertura de
frailejones Espeletia schultzii. La diferencia
con la vegetación forzosa actual de pinos es
contrastante y fuera de norma en el páramo.
Para ver
el plano de rutas con
coordenadas y
alturas presione
acá
El Museo
El Centro
El Páramo
Las lagunas de montaña  denominadas "lagunas
glaciales" son construidas por la acción de los
glaciares.
Los glaciares son grandes acumulaciones de hielo
que cubren y dan forma a los valles montañosos a
grandes alturas.
Los valles de alta montaña suelen ser de perfil
reondeado debido a que se forman por el peso y el
paso del glaciar.
Los glaciares forman lagunas en esos valles debido a
dos factores: uno es el gran peso del hielo, que
comprime el suelo y el otro es el aporte de lodo y
piedras produciendo acumulaciones que forman
grandes paredes que sirven de diques de contención
del agua, creando lagunas como
la de Mucubají y La Negra.


Vea la secuencia comentada, haga click aquí
Cuando no hay un sol radiaante, en la época de lluvias, suele ser
un paisaje bucólico, inmerso en la niebla, ocultando sus
verdaderas dimensiones y sus bordes y nos ubica en medio de la
nada, como si estuviésemos mirando al infinito.
La Laguna de Mucubají es un paisaje de contrastes y de
constantes y rápidos cambios lumínicos.

Unas veces, cuando es de día y no hay nubes, refleja ese azul
azulillo intenso que le caracteriza.

en un paisaje fantasmagórico, de contrastantes claros y
Esta hermosa vista de la laguna es una contribución del Ing. Élides Sulbarán, tomada desde lo alto de los Morros de los Hoyos del Parque
Nacional La Culata, justo frente al valle glacial de Mucubají. En ésta, se ven claramente las tres morrenas de retiro más destacadas, como
bandas horizontales grisáceas atravesando el valle  de lado a lado. Una, la mas antigüa,  justo al terminar el valle sobre la laguna  y dos más
alejadas, como testigos de un segundo y un tercer evento durante los cuales el glaciar se estáncó y estuvo un tiempo depositando material
rocoso en cada uno de los lugares en periodos de temperaturas más bajas de la secuencia de retiro del hielo.
De igual modo, se ve claramente la laguna contenida por la morrena terminal actual y las dos morrenas laterales que formaban las paredes
del callejón o valle glacial por donde el hielo hizo de las suyas durante miles de años.  Abajo exponemos la imagen interpretada.
El trabajo de la batimetría de las lagunas es producto de las investigaciones de nuestro querido y muy recordado profesor Franz
H. Weibezahn†. Franz era un naturalista nato, su gran curiosidad por la vida y su relación profesional con el elemento agua lo
llevó a ser el padre de la Limnología en Venezuela.  Por eso vino al páramo, a encantarse con las lagunas.
La referencia bibliográfica: Estudio morfométrico e hidrográfico en dos lagunas de los Andes de Venezuela. por Franz H.
Weibezahn†, José M. Volcán, Alcides González y Félix Reyes, Bol. Soc. Venez. Cien. Nat. 1970. 28 (117-118): 447-455